domingo, 29 de mayo de 2011

Reflexión sobre "Te conozco, Mendizábal y otros cuentos" del escritor argentino Eduardo Sacheri


Por el escritor Pedro Nieva

Estoy leyendo el libro "Te conozco, Mendizábal y otros cuentos" del escritor argentino Eduardo Sacheri. Sacheri se ha ganado -con méritos reales- buena fama, pues su novela "El misterio de sus ojos" fue llevada al cine con el título "El secreto de sus ojos" y ganó el "Oscar" de la Academia. La película, es obvio decirlo, es muy buena. La novela que le da base, es aún superior. Un verdadero placer para el lector que se adentra en los laberintos de su trama y disfruta de sus circunstancias. El libro "Te conozco, Mendizábal" es tan bueno como la novela citada... Sacheri, profesor y licenciado en Historia, nacido en Castelar, ensayista y escritor con varias obras publicadas (algunas de ellas por Editorial Galerna) es un excelente escritor. Maneja con fluidez y frescura el idioma, escribe en una forma moderna, de muy agradable lectura. Maneja con solvencia los tiempos y los ritmos de los relatos, hace que los lectores entremos en el argumento y dentro de sus laberintos vayamos siguiendo el hilo de Ariadna, para llegar al refugio del Minotauro y encontrar allí que mediante un giro magistral Sacherri cambia la historia y nos muestra con brillantez un resultado inesperado. De las piezas que componen "Te conozco...", el relato "Matar el tiempo" es una reflexión intimista, cuyo desenlace nos sorprende con una violencia inusitada. Los relatos "Nunca tuve suerte con las mujeres" y el llamado "Confesión de amor en la parada del 93" pintan con maestría las reflexiones de hombres vulgares, que convierten algún gesto cotidiano en una obra propia de la dramaturgia más calificada, como pequeñas joyas. Pero el cuento "Te conozco, Mendizábal" es una verdadera obra maestra del suspenso. Una brillante pieza de la novela policial. Una obra de profundo análisis sicológico de las conductas. En un monólogo genial. Pero un monólogo, donde el protagonista va entretejiendo toda una historia sórdida, con un lenguaje propio del hampa -sin caer en algo indescifrable para el lector-. Allí el único que habla es el protagonista, pero "vemos" con absoluta claridad las reacciones y las tensiones de su interlocutor -el Mendizábal citado-. El jefe mafioso porteño que habla -en buena medida comparable al personaje de Marlon Brando en "El Padrino"- nos va haciendo cómplices a lo largo del relato y nos lleva a que esperemos un final, que no se produce, porque el final resuelto por el jefe es aún mucho peor... Gran escritor Eduardo Sacheri. Sus obras son para disfrutar leyéndolas y para quedar muy bien, regalándolas. Y para esperar de su excelente pluma buenas cosas en el futuro. Pedro Nieva
Publicar un comentario